Cuidados para tu alfombra de exterior

Las alfombras son el complemento perfecto a la hora de dar personalidad a la decoración, pero también necesitan una limpieza adaptada y específica en función del material en que estén confeccionadas. De esta manera puede conseguir que se mantengan como nuevas el máximo tiempo posible eliminando todo tipo de suciedad y polvo.

Este aspecto cobra más sentido en el caso de las alfombras de exterior, ya que se pueden ver sometidas a las inclemencias del tiempo, por lo que su limpieza debe ser si cabe más recurrente, de cara a alargar su vida.

En general, las alfombras, sea cual sea el material del que estén hechas, son muy fáciles de mantener, ya que para quitar el polvo puede pasar sobre ellas una aspiradora o bien darle una suave sacudida sin son de pequeño tamaño. Hay algunas que pueden meterse en la lavadora sin problemas, siempre que el tamaño lo permita, y otras que se pueden limpiar con fregona o un paño humedecido.

En este artículo vamos a centrar los cuidados de las alfombras de exterior en función de sus materiales.

Cómo limpiar las alfombras de exterior

Las alfombras de vinilo están confeccionadas con material PVC lo que le permite limpiarlas sin problemas tanto con una fregona o, de forma más cómoda, con una manguera, ya que así con la presión del agua quedarán libres de residuos y suciedad más rápidamente. Si además utiliza jabón neutro para limpiarla, quedará como nueva, incluso en algunas alfombras, como ocurre con el modelo Keeper, podría utilizar hasta lejía para una limpieza más profunda.

En zonas de exterior, también se suele recurrir a un tipo de alfombras sintéticas de aspecto natural que imitan a las de fibras vegetales, como el sisal. No es muy recomendable colocar en zonas exteriores, si la alfombra se queda a la intemperie, alfombras de fibras naturales, ya que las fibras tienden a absorber la humedad y podrían estropearse. Por eso, en su lugar, se usan otro tipo de alfombras, normalmente de polipropileno, que tienen un acabado muy similar y sí son aptas para exterior. Estamos hablando de las alfombras modelo Natura, que quedan de maravilla por sus tonos neutros con cualquier tipo de mobiliario de jardín. En este caso, puede utilizar la aspiradora para su mantenimiento y la fregona para su limpieza habitual o para eliminar manchas.

En la imagen, alfombra de exterior modelo Royal 9

Cómo limpiar el mobiliario de jardín 

Tras dejar nuestra alfombra de exterior como nueva tan solo le quedará dar un pequeño repaso al mobiliario del jardín teniendo en cuenta el material de cada uno.

Si tiene muebles de madera podrá limpiarlos cómodamente con productos específicos que puede encontrar en el mercado o bien utilizando, si se trata de madera de pino o cedro, agua mezclada con una cucharadita de vinagre y amoniaco.

Si el mobiliario es de mimbre bastará con echar al agua un poco de jabón neutro y tras repartir por toda la superficie limpiar suavemente con un cepillo. Luego deberá limpiar el jabón con bastante agua y dejar secar al sol.

Para terminar nos quedan los muebles de resina y los de plástico que son las más sencillos de limpiar, ya que bastará con pasar sobre ellos un paño humedecido con jabón y quedarán al instante como nuevos.

Con estos pequeños consejos, tanto su alfombra de exterior como su mobiliario de jardín se mantendrán en perfectas condiciones durante más tiempo.

Imagen portada | Alfombra modelo Myko 75

Sobre el Autor:

Posts relacionados:

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.