Alfombras Antialérgicas. ¿Qué tipo de alfombra es la mejor?

Hola amig@s,

Hoy quería hablaros sobre el tema de las alergias y las alfombras, ¿qué relación tienen? ¿es verdad todo lo que se dice?

En este caso, solo hablaremos de la alergia al polvo, es decir, a los ácaros del polvo, o mejor dicho, a las heces de estos ácaros. No nos referiremos a otros tipos de alergia como: látex, sintéticos, etc. Obviamente, si alguien es alérgico a un determinado material o composición, será mejor no disponer de alfombras con estas composiciones.

Desde hace tiempo, en Mundoalfombra.com, llevamos comprobando que muchos clientes no tienen claro qué alfombra es la mejor para sus hogares cuando tienen un problema de este tipo. Por un lado, no quieren dejar pasar la oportunidad de poder decorar con una alfombra el salón, una habitación,… pero tampoco quieren que nadie de la familia sufra las consecuencias de la alergia.

Es por esto que me gustaría explicar qué sucede, y cómo se podría solucionar.

Las alfombras, sobre todo las de pelo, actúan como filtros del aire, aunque parezca complicado de entender, intentaré explicároslo.

La mayoría de alfombras, por sus propiedades, consiguen atrapar el polvo del ambiente, y lo retienen entre sus fibras. Los ácaros que viven en el polvo, no se alimentan de las fibras de la alfombra, si no sobre todo, de grasas, restos orgánicos, etc. (por eso donde más se acumulan es en las sábanas, cojines,…).

Desde hace tiempo, a los hilos con los que se tejen las alfombras, se le aplican tratamientos antipolillas, antiacaros, etc. Esto quiere decir, que cuando un ácaro se posa en la alfombra, a menos que le llegue “alimento” desde el exterior, no logra sobrevivir y muere.

Para evitar al máximo los síntomas de la alergia, lo ideal es limpiar la alfombra con más frecuencia de lo normal, cada 2-3 días, ya qué así se elimina de nuestra alfombra tanto el polvo atrapado en la superficie, como los posibles ácaros que puedan haberse transportado y posado sobre ella.

Así que la mejor solución contra la alergia producida por los ácaros del polvo es una correcta limpieza de nuestras alfombras.

También es cierto, que si debido a diversas circunstancias no podemos realizar una limpieza a fondo cada cierto tiempo, hay modelos de alfombra sin felpa o sin pelo, que atrapan mucho menos polvo, como por ejemplo las de fibras vegetales o imitación de fibras vegetales. Con lo que, si no se limpia bien la alfombra, la reacción por la alergia, al no atrapar tanto polvo, será muchísimo menor.

Se trata de modelos de alfombras finas o alfombras de tejido plano y existen de casi todo tipo: en tamaños estándar, personalizables a medida, que se pueden rematar con cenefas de colores,…

Con lo no tenemos excusa para poder decorar nuestras casas, y poder disfrutar de un merecido tiempo de confort y descanso en nuestro hogar.

Por último, os dejo el enlace de la página web de la asociación internacional de “Lanas de Nueva Zelanda” donde explica también los beneficios saludables de este tipo de fibra. Está en inglés, pero también puede traducirse a castellano por el traductor automático de Google:

http://www.woolsnz.com/content/en-GB/benefits/natural-health/allergy-friendly.aspx

¿Todavía estáis convencidos de que la alfombra tiene la culpa de la alergia, o de la alegría ;-)?

Muchas gracias por vuestra atención.

¡Saludos!

Mundoalfombra.com

 

Sobre el Autor:

Posts relacionados:

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.